No lo dejes para última hora: aumenta tu rendimiento escolar y consigue unos trabajos de 10

¿Has bajado de calificaciones? ¿Sueles dejar todo para última hora? ¿Tu profesor te dice que tus trabajos no son de calidad? ¿Hasta tus compañeros se lo piensan antes de trabajar contigo en equipo? De ti depende cambiarlo. Te descubrimos cómo.

Cuántas veces escuchamos a nuestros padres decir: “Hijo/a, no dejes las cosas para última hora”. Todo esto lo dicen mientras ven una buena película o descansan en el sillón. Así que pensamos: “Claro, es muy fácil para ti decirlo”. No se dan cuenta que a nosotros se nos antoja disfrutar de la vida a plenitud y que al final no encontramos el tiempo suficiente para acabar ese trabajo que el maestro nos ha dejado desde hace dos semanas, o que mañana tenemos examen de química y no nos acordamos ni de que significa H2O.

Es cierto que la juventud se impone y nos encanta salir de fiesta, a bailar o armar una salida con los amigos para jugar un buen partido de fútbol. Pero no debes olvidar que si no estudias y cumples con tus tareas, quien saldrá perjudicado serás sólo tú.

No es mi intención sermonearte, ni causarte una serie de bostezos que ni la boca puedas cerrar. Para eso ya tienes a tus padres y maestros. Así que en este apartado te dejaré caer un poco de mi experiencia y recordarte: “¡No lo dejes para última hora!”

Termina lo que comienzas

Imagina que has invitado a alguien a salir. Llega el momento de la cita y no has preparado nada: no te has arreglado, no has comprado ningún regalo y ni siquiera has hecho una reserva en un restaurante romántico. ¿Qué posibilidades hay de que sea una tarde inolvidable? Pocas, pues lo dejaste para última hora.

Pues ese mismo escenario aplícalo a una tarea, proyecto o ensayo que debas realizar. Si no lo realizas con antelación, a duras penas saldrá bien y por el tiempo que has pasado sin hacer nada, terminarás con mucha tensión,  haciendo todo a última hora.

Ahora repite conmigo: “No dejaré nada a medias. No dejaré nada a medias. No dejaré nada a medias. No dejaré nada a medias”. Si no lo haces,  lo estarás dejando a medias.

Si es necesario, ponte un recordatorio en el celular que te avise cuando debas acabar. Eso sí, nunca digas: “después”, “ni modo”, “luego lo hago”, etc. Esta manera de pensar sólo te llevará a la ruina ahora y en tu futuro como profesional e incluso hasta en el ámbito personal.

Así que si tienes una fecha de entrega, organízate. Hazlo de tal manera que lo tengas antes de tiempo y que lo que entregues sea de buena calidad. Si lo dejas para el último momento, te arrepentirás. Lo más normal será que coseches una buena reprobada y desarrolles el mal hábito de hacer todo rápido y mal.

Por eso, nada como dedicar un momento en específico para trabajar en tus tareas pendientes y terminarlos en ese momento o si te comprometes a continuar, que así sea. Y cuando lo consigas, prémiate por haberlo logrado. Créeme, es una de las mejores partes.

Utiliza una agenda para organizar tus tareas

Consigue una agenda y apégate a ella

Hemos dicho que dedicar un momento específico para hacer tus tareas es algo esencial para avanzar y no dejar nada para la última hora. ¿Cómo saber cuándo es el mejor momento que podemos apartar?

La respuesta está en ese cuadernito pequeño en donde puedes planificar qué hacer cada día de la semana, o en esa aplicación ignorada que todos solemos tener en el celular. Sí, esa es tu agenda. Y no pienses que porque eres joven, no necesitas usarla. Al contrario, ahí no sólo puedes planificar tus días divertidos con los amigos, tus viajes, etc. También, puedes colocar en qué momentos repasar lo que has visto cada día en la escuela, hacer tareas, quedar para trabajar en equipo, etc. y respetarlos a más que nada. Así, aunque Paty o Carlitos te llamen para hacer algo y te mueras por salir con ellos, tú, como una excelente persona madura dirás: “No puedo”. ¡Y a estudiar se ha dicho!

Verás como ese autocontrol te ayudará mucho a lo largo de tu vida y sino en 20 años me lo reclamas.

Repasa a diario

De pequeña recuerdo que estudiaba en el pizarrón olvidado que mi padre había dejado hacía años en su oficina. Así que cada día que llegaba de la primaria, repasaba tanto que al final aprendía, memorizaba y sacaba buenas calificaciones.

Pero llegó un buen día que el pizarrón estaba viejo y se fue de casa. Entonces, dejé de estudiar todos los días. Comencé a ser muy desordenada en mis hábitos de estudio y repasaba todo un día antes del examen. Claro, entre el estrés y la cantidad de temas que había que estudiar no siempre sacaba las mejores calificaciones. Lo cual me costaba uno que otro examen extraordinario (o recuperación) en verano mientras algunos de mis compañeros (los ejemplares) ya estaban de viaje o jugando con “Fido”, su mascota. Y sólo gracias a que ellos no dejaban todo para última hora.

Nunca falta en clase la compañera que se cree muy inteligente. Se la pasa diciendo que sin estudiar siempre saca buenas calificaciones.  Puede que sea superdotada o que tenga una vista de águila para copiar muy bien en los exámenes.

Sea cual sea el caso, recuerda que si lo dejas todo al azar, nunca serás alguien que tienen el control de su vida. Sólo intentarás pasar de “panzazo” y todo lo aceptarás como viene, en lugar de luchar por ello. Y sabemos que tú, guapa o guapo lector de este blog, eres alguien que quiere tener control sobre su vida, ¿no es así? Y por eso te repito: “No lo dejes para última hora”.

Trata de estudiar mínimo unos 15 minutos al día. Tal vez en un momento de relajación por la tarde, tras un rico descanso o en las mañanas cuando te levantas despejado. Piensa que no se trata de decir: Lo he memorizado. Se trata de decir: Lo he comprendido. Con esa actitud te será más fácil poner en práctica todo lo que aprendes y en un futuro a ser más eficaz en lo que haces.

Aprende a trabajar en equipo

Ya sea que tú escojas con quién hacer un trabajo en equipo o forme el grupo la maestra, seguramente tengas una idea de lo que puedes esperar de tus compañeros. Por lo general te encontrarás con gente que trabaje a un ritmo diferente al tuyo ya sea más o menos.

Independientemente de quiénes conformen tu equipo, piensa que siempre tendrás retos en los que dependerás de otra gente para fluir y avanzar. Así que lo mejor es que aprendas a trabajar en equipo y desde el inicio seas claro. Expresa y pide los comentarios de todos para ver cómo podrían distribuir el trabajo hasta lograr escuchar que tienen claro qué harán y que tienen el mismo grado de compromiso que la mayoría. Pero recuerda, la clave está en hacerlo con tiempo. No lo dejen para la última hora ya que  el estrés sólo les nublará la cabeza, no pensaran claramente y harán las cosas mal. La clave en este caso es la buena comunicación que puedas tener con el equipo.

Una buena reputación

Qué bien se siente cuando la maestra llega y dice: “A ver chicos, formen equipos de 5”. Y a ti te invitan por lo menos dos compañeros de equipos diferentes para formar parte de su grupo. O incluso que tú tomes la delantera y seas quien invite a los demás a unirse a tu equipo. Eso quiere decir que te has hecho un buen nombre. ¡Felicidades!

Aunque esto no es lo más importante, sí te da a conocer cómo te ven los demás:

  • Como alguien responsable que siempre aporta ideas y trabaja.
  • Como alguien que no hace nada y deja todo al final, entregando cualquier cosa para salir del paso.

Trabajar con antelacion mejora calificaciones

E insisto, esto siempre te ayudará en el futuro para tu desarrollo personal. Claro, no estoy diciendo que siempre tienes que hacer todo lo necesario para complacer a todos. No obstante, sí es muy importante hacer las cosas que sabes que tienes que terminar, ponerles todo tu corazón y hacerlas bien hasta llegar al punto de sentirte bien contigo mismo/a. Y más importante aún, que siempre hagas todo en tiempo y forma sin dejar nada para el último momento.


Por lo tanto, puedes estar seguro de que si pones en práctica estos consejillos, tu rendimiento escolar será de mayor calidad. Sólo recuerda: nunca dejes las cosas para última hora.

¿Y tú? ¿Alguna vez has dejado algo para última hora? ¡Cuéntanos tu historia! Somos todo oídos.

Hasta la próxima. Sonríe.

2 respuestas a «No lo dejes para última hora: aumenta tu rendimiento escolar y consigue unos trabajos de 10»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *