Tomar apuntes de calidad en clase: 3 claves para hacerlo bien

Cómo tomar apuntes

Tomar apuntes es una tarea que solemos hacer todos los días, aunque a veces ni nos damos cuenta. Al fin y al cabo, cuando nos tomamos nota de la lista de la compra, del trabajo que hemos de realizar o de aquella persona a la que tenemos que llamar, estamos tomando apuntes de aquello que queremos recordar o de aquello que no se nos puede olvidar bajo ningún concepto. Seguro que son muchas las cosas que tenemos que hacer; pero no todas las anotamos: solo apuntamos aquellas que consideramos más importantes o aquellas que precisan en un determinado momento una mayor atención. Ante todo, somos conscientes del tiempo del que disponemos y sabemos que todo no lo podemos hacer. Es por ello que hacemos una selección.

De igual forma, es eso mismo lo que tienes que hacer al tomar apuntes en clase: aprender a seleccionar los contenidos presentados. Como bien sabes, en clase el profesor habla de una infinidad de cosas. Incluso en esos casos remotos en que te parezca que todo lo que dice es interesante, no todo puede ser apuntado, ni tampoco merece serlo.

Tomar apuntes no significa copiar al pie de la letra todo lo que dice el profesor. No se trata de transcribir toda su exposición; más bien, la idea es comprender la información que se está considerando y expresar lo que entiendes sobre el papel, o lo que es lo mismo, seleccionar aquello que verdaderamente es importante; algo que, sin duda, te será de gran utilidad cuando estés estudiando y tengas que prepararte para el examen de esa materia en particular. Pero, ¿cómo? ¿Cómo puedes tomar buenos apuntes sin perder ningún detalle? Te lo contamos.

Escucha atentamente al maestro

En primer lugar, debes escuchar. Evidentemente, es fundamental que prestes atención a las explicaciones que el profesor proporciona en clase. Dentro de un mismo tema, hay diferentes apartados. Algunos de ellos puede que sean tratados en mayor profundidad que otros. También es posible que tu maestro pase por alto otras secciones por no considerarlas relevantes.

Además, otro aspecto que debes tener en cuenta es el lenguaje que utiliza. Fíjate en expresiones como “lo principal…”, “no tenéis que olvidar…”, “lo más importante es…”, etc. Recuerdo que, en mis tiempos como estudiante, había un profesor que, entre risas, decía: “Esto va para examen” o “Esto es para nota”. Y, efectivamente, esos puntos ‘caían’ el día del examen. Así que, escucha atentamente al profesor, tanto de lo que habla, como de cómo habla de ello, pues te ayudará a determinar aquello de lo que debes tomar buena nota.

Entiende lo que se dice en clase

Pues bien, en base a lo que escuches, ahora debes entender. Debes entender aquello de lo que está hablando el profesor. Por ejemplo, imagínate que en clase el profesor va a hablar sobre biología celular. Como el tema te despierta cierto interés, ese día te esfuerzas más si cabe por prestar atención, por escucharlo; sin embargo, si es la primera vez que oyes hablar sobre ese tema, es posible que no entiendas nada y acabarás con un gran dolor de cabeza. De ahí la importancia de entender aquello que escuchas; ya que, finalmente aprenderás aquello que comprendas.

Por ello, es fundamental que entiendas cómo se relaciona lo que está hablando el profesor con la materia que tienes que estudiar. Debes entender cómo se relaciona con el tema principal; debes entender cómo se relaciona con la materia que has estudiado en temas anteriores y entender por qué es necesario estudiarla. Evidentemente, cuanto mejor sea tu comprensión, mejores serán tus apuntes.

Alumnos tomando apuntes en clase.

Escribe las ideas principales

Y, por último, conforme vas entendiendo lo que el profesor trata de explicarte, es el momento de escribir. Está claro que si intentas escribir o apuntar todo cuanto el profesor dice, muy posiblemente te pasarán desapercibidas las ideas más importantes, que son aquellas de las que debemos tomarnos nota. No te centres en detalles insignificantes.

Así, una vez que entiendes de lo que el profesor está hablando, debes ser capaz de saber qué apuntar. Escribe con tus propias palabras una idea resumida de aquello que sea conveniente que recuerdes. Siguiendo con el ejemplo del que hablaba antes, imagina que, en cursos anteriores ya estudiaste algunos temas de biología celular. En ese caso, muy posiblemente te resulten familiares algunas de las ideas que se impartirán y, por tanto, podrás saber fácilmente qué es lo que debes apuntar. Serás capaz de extraer la esencia, la idea principal, aquella que te ayudará a estudiar.

Ventajas de tomar apuntes de calidad en clase

En conclusión, tomar apuntes, o mejor dicho, la habilidad de tomar apuntes, no es fácil y puede que, al principio, te sientas algo torpe. En esos momentos, piensa que toda habilidad que se precie requiere esfuerzo, requiere entrenamiento, requiere práctica, mucha práctica. Por tanto, no desistas, persevera. Si lo haces, descubrirás que tomar apuntes (lo mejor que puedas hacerlo) tiene grandes ventajas:

  • Te ayudará a retener en mayor medida la información que tendrás que estudiar para preparar posteriormente el examen.
  • Además, te ayudará a no distraerte en clase. Es bien sabido que la mente tiende a divagar con frecuencia; por tanto, tomar apuntes te permitirá estar bien concentrado en las explicaciones del profesor, así como plantear las dudas que pudieran surgirte en ese momento.
  • Te permitirá repasar en casa lo considerado durante ese día, lo cual facilitará su aprendizaje.
  • Contribuirá al desarrollo de tu capacidad de síntesis y comprensión de la información presentada; ya que, tus apuntes son una elaboración personal de todo lo que has escuchado en clase.
  • Te motivarán al percibir que llegas a entender aquello de lo que se habla en clase. También sentirás un mayor control sobre la materia que estás estudiando.

Pero, ¿sabes? Si te esfuerzas por desarrollar esta habilidad, aprenderás y obtendrás un mayor beneficio al tiempo que estás en clase. Son tantas las horas (y lo sabes por experiencia propia) que un estudiante dedica a estudiar que resulta desanimador que, finalmente, todo ese tiempo no sirva para nada. Es cierto que todos hemos estudiado con el noble objetivo de aprobar un examen, e incluso, obtener una buena calificación; pero, más importante que todo eso es: aprender.


Te aseguramos que aprenderás, siempre y cuando escuches, entiendas y escribas; o lo que es lo mismo, tomes unos buenos apuntes en clase.

Y tú, ¿tienes algún secreto a la hora de tomar apuntes?

Una respuesta a “Tomar apuntes de calidad en clase: 3 claves para hacerlo bien”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *