Examen tipo test: cómo estudiar y aprobar

El examen tipo test es una de las herramientas con las que los profesores evaluarán tus conocimientos durante tu vida como estudiante. En este artículo aprenderás todas las técnicas necesarias para, no solamente aprobarlos, sino sacar la mejor nota posible. ¿Te atreves a probar nuestros consejos?

Examen tipo test: por qué gusta tanto

Hay muchos tipos de exámenes, pero en especial los estudiantes suelen preferir uno en concreto: los exámenes tipo test. ¿Por qué? Vamos a analizar algunos motivos.

Preguntas tipo test

Las preguntas tipo test son aquellas cuya respuesta correcta viene ya escrita en el examen. Esta respuesta viene acompañada de otras, por lo general 2 o 3 más, que son incorrectas e intentan engañar al alumno. Aunque en estas preguntas no hay que desarrollar la contestación, es posible que sí haya que hacer un desarrollo paralelo para llegar al resultado correcto.

Sin embargo, hay ocasiones en las que aunque no hayas estudiado, puedas saber o deducir la respuesta correcta. Es más, es posible que hasta aciertes contestando aleatoriamente sin tener ni idea.

Facilidad de copiar en un examen tipo test

Los que suelen recurrir a las trampas (¡no lo hagas!) están encantados cuando se enfrentan a un examen tipo test. En vez de tener que alcanzar a ver todo lo que ha escrito el compañero, solamente necesitan fijarse en qué respuesta ha marcado. Esto hace que sea mucho más fácil “imitar” las contestaciones a las preguntas. En este artículo te explico todo lo que necesitas saber acerca de copiar en un examen.

Cómo estudiar para un examen tipo test

En otros lugares es posible que te digan que para un examen tipo test no es importante memorizar. Esto no es cierto del todo. Dependerá de la asignatura que estés estudiando. Si se trata de matemáticas, donde te plantean un problema y debes elegir el resultado correcto, tendrás que memorizarte la fórmula a aplicar. En cambio, si estudias historia y te preguntan por la fecha del descubrimiento de América, obviamente deberás haberla memorizado previamente.

Esto te lo digo para que no te relajes y pienses que por ser un examen tipo test tienes el aprobado asegurado. Al igual que en cualquier otro tipo de prueba de evaluación, deberás incar los codos y aprender, que de eso se trata. Si estás interesado en saber más te recomiendo este otro artículo sobre técnicas de estudio para exámenes tipo test y otro tipo de exámenes.

Cómo aprobar un examen tipo test

Aunque a la hora de aprobar un examen no se puede hacer magia, sí te puedo dar consejos para tener un extra en tus calificaciones.

Antes del examen

Aunque posiblemente ya los conocerás, siempre es bueno recordar estos consejos para aprobar un examen tipo test:

  • Lleva lápiz y bolígrafo. Cuando estés respondiendo es posible que tengas dudas o que más adelante cambies de opinión. Por ese motivo debes responder todas tus preguntas a lápiz. Si te exigen que las respuestas estén a bolígrafo, pásalas antes de entregar el examen.
  • Llega a tiempo. Si vas corriendo al examen porque se te hace tarde, empezarás la prueba más tenso de lo normal y eso afectará negativamente a tu estado de ánimo y concentración.
    Duerme suficiente. Necesitas estar toda tu atención para discernir entre las respuestas buenas y malas. Si te estás cayendo de sueño no te resultará nada fácil.
  • Poner en práctica esto te dará una ventaja extra sobre otros estudiantes que, aunque hayan estudiado lo mismo que tú, no hayan seguido los consejos.

Cómo aprobar examen tipo test.

Durante el examen

Responde a las preguntas fáciles

En primer lugar, en un examen tipo test deberás ir respondiendo las preguntas más fáciles. ¿Por qué? Pues en primer lugar, hacer esto te dará confianza. Sentirás que estás avanzando y que eres capaz de aprobar. Además, si después de hacer esto ya tienes más de la mitad de las preguntas respondidas, y estás seguro de que has contestado bien, tendrás el aprobado garantizado. ¿Verdad que así te sentirás con más seguro para realizar el resto del examen?

Fíjate otras preguntas del examen tipo test

Como es normal, te podrás encontrar con cuestiones para las que no estás seguro de su respuesta. Afortunadamente, en un examen tipo test, hay preguntas que están respondidas en otra parte del propio examen. Pongamos un ejemplo para que lo veas más claro. Una pregunta te dice:

“¿Qué tipo de animal es el pingüino emperador?”

  • Un mamífero
  • Un ave
  • Un reptil

Y más adelante encuentras otra pregunta que te responde a eso:

“El pingüino emperador es un ave que vive en….” y sus respuestas correspondientes.

Por eso, debes prestar mucha atención a los pequeños detalles como este que te pueden regalar puntos.

Decide si responderás todas las preguntas

Ha llegado el momento en el que has contestado todo lo que sabías y debes decidir si responder al resto de preguntas cuya respuesta no tienes segura. En esta situación existen tres escenarios:

Las respuestas incorrectas no penalizan

Si tienes la fortuna de enfrentarte a un examen tipo test donde las preguntas incorrectas no restan, te encuentras en el mejor caso. Responde a todas ellas. Por mera probabilidad alguna acertarás y tendrás puntos extra.

Las respuestas incorrectas penalizan, pero las no respondidas no

Este suele ser el caso más habitual. En esta situación tenemos varios factores a tener en cuenta:

  • La cantidad de preguntas que ya has respondido.
  • El número de respuestas que tiene cada pregunta.
  • Cuánto penaliza cada respuesta incorrecta.

Empecemos por lo básico. Cuenta todas las respuestas que estás seguro de que están bien. ¿Con esa cantidad tienes lo suficiente para aprobar o llegar a la nota que querías en el examen tipo test? Perfecto. No te arriesgues. Ya sabes lo que dicen: más vale pájaro en mano que cientos volando. Respondiendo alguna pregunta más te arriesgas a bajar tu nota. Esto te podría hacer suspender cuando ya tienes el aprobado garantizado.

Ahora supongamos que tienes que arriesgarte a responder para aprobar o subir nota. Las otras dos variables (cantidad de respuestas y penalización) hay que analizarlas conjuntamente para tomar una decisión.

Por lo general en un examen tipo test, hay 3 o 4 respuestas. Por supuesto, suele haber una que es un poco rara y la podemos descartar fácilmente. Entonces ¿qué probabilidad hay de acertar? A continuación te muestro el porcentaje dependiendo de las respuestas:

  • Te quedan dudas entre 2 respuestas: 50%.
  • Hay 3 contestaciones posibles: 33%.
  • Si tienes 4 respuestas y no puedes descartar ninguna: 25%.

Como puedes ver, cuantas más respuestas posibles haya, más difícil será contestar.

Pasamos a la penalización. Lo normal es que una respuesta correcta sume un punto y una incorrecta reste un tercio. Es decir, que acertando 1 pregunta y fallando 3, te quedarías con la misma nota. Siendo así, es recomendable contestar solamente cuando dudes entre 2 o 3 respuestas.

Ahora bien, yo tuve profesores menos simpáticos que ponían exámenes tipo test donde una respuesta incorrecta restaba lo mismo que sumaba una correcta. Así que si estás en este caso, solamente deberás responder en situaciones desesperadas. Es mucho más fácil perder nota que ganarla.

Por último, recuerda que todo esto es pura estadística. Pues tener un día afortunado y contestar todas bien o, al contrario, equivocarte. Toma la decisión usando la cabeza.

Restan puntos las respuestas incorrectas y aquellas preguntas en blanco

Aquí pasa lo contrario que en el primer caso pero la estrategia a seguir es la misma. Como todas las preguntas no contestadas van a restar, pues mejor contestarlas todas y esperar acertar en alguna. Esta táctica es válida si la penalización es igual para las no contestadas que para las incorrectas.

Repasa tus respuestas

Una vez hayas acabado, antes de entregar, repasa tus respuestas. Vuelve a leer la pregunta y comprueba que efectivamente entendiste bien la pregunta y que has marcado la respuesta que consideras correcta. A veces, con los nervios, nos podemos equivocar en cosas tan sencillas como marcar con una “X”.

Cómo preparar un examen tipo test

Espero que todos estos consejos y técnicas te ayuden a prepararte y realizar los exámenes tipo test de la mejor manera posible. Aunque todo esto te permita sacar mejores calificaciones, no te olvides de que la base de todo es esforzarse y estudiar. ¿Tienes algún consejo que no haya puesto? Déjame un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *