Cómo copiar en un examen: técnicas, consecuencias y castigos

Llega el día del examen, no has estudiado suficiente y te encuentras con que no sabes las respuestas a lo que te están preguntando. Miras a tu compañero de al lado y te das cuenta de que puedes leer perfectamente lo que escribe. Por si fuera poco, el maestro está con su periódico y no se entera de nada. Es el momento perfecto para copiar en un examen.

Esta situación tarde o temprano se le presenta a todos los alumnos. Ahora bien, ¿deberían copiar? ¿Vale la pena hacer trampas? ¿Tiene consecuencias negativas? ¿Qué técnicas utilizan los estudiantes para copiar en un examen? Voy a tratar de explicarte de manera clara y sencilla todos estos puntos.

Motivos por los que se copia en un examen

A simple vista puede parecer que el único motivo para copiar en un examen es no haber estudiado lo suficiente para aprobar. No obstante, puede haber situaciones más complejas. Estos son algunas causas que pueden llevarte a hacer trampas en tus exámenes:

Falta de preparación

En esta situación creo que nos hemos visto todos. Sabías con antelación la fecha del examen pero quedar con los amigos parecía más interesante que pasarse las tardes estudiando. Al final te encuentras un día antes con que no tienes ni idea de la materia.

Mundo competitivo

No eres mal estudiante. Estudias con frecuencia y llevas las tareas al día. Lamentablemente quieres estudiar medicina y la nota de corte es muy alta. Necesitas mejores calificaciones.

Presión de los padres

Da igual que apruebes, eso no es suficiente para tus padres. Ellos siempre te presionan para que saques mejores notas. Por si fuera poco, encima te comparan con otro compañero que siempre saca las máximas puntuaciones.

Miedo a fracasar

Sin importar que hayas estudiado la lección te sientes inseguro. Te da miedo fracasar y recurres a copiar para asegurar que tus respuestas sean correctas.

Porque todos lo hacen

Sabes que tus compañeros copian. Dado que te parece injusto que ellos puedan sacar mejores notas sin estudiar, tú también lo haces.

Alumno en un examen.

Por qué no copiar en un examen

Hemos llegado a la sección “aburrida” en la que te cuento por qué no debes copiar en un test. No soy tu padre y no tengo por qué hablarte como tal. Esto son consejos de alguien que ha sido estudiante muchos años (yo) y que quiere ayudar a otro estudiante (tú). Tómalos como la opinión de un amigo que ha pasado la misma situación.

Te perjudicará en el trabajo

Si copias en la universidad, posiblemente acabarás antes. ¿Te imaginas tu primer día de trabajo? Llega el jefe y te pide que realices unas tareas que no aprendiste en la facultad porque te limitaste a copiar en el examen. De ser así durarás muy poco en la empresa. Tendrás un título que te acreditará con unas habilidades que realmente no tienes.

Dificultará tu incorporación al mundo laboral

Cuando estás en busca de empleo has de pasar entrevistas de trabajo. En dichas entrevistas, sobre todo si has estudiado algo de ciencias, te harán preguntas técnicas. ¿Cómo vas a poder responder a unas preguntas cuya respuesta nunca aprendiste?

No serás capaz de superarte

Obtener una titulación es un gran reto personal. Se requiere esfuerzo y determinación. Si copias no estarás cultivando ninguna de esas cualidades. Y créeme, te harán falta en la vida adulta. Las cosas saben mejor cuando has dado lo mejor de ti. Obtener una carrera y decirte “lo he logrado por mis méritos” es una sensación muy gratificante. Siéntete orgulloso de ti mismo.

No aprenderás

En ocasiones es fácil olvidar por qué estudiamos. Creemos que el objetivo es sacarse un título. Esto es un error muy grande. La finalidad de estudiar algo es aprender. Tú quieres ser un gran profesional, no solamente tener un papel que diga que lo eres. ¿Te gustaría que te operara un cirujano que copió durante su carrera? A mí tampoco.

Perjudicarás a tus amigos

Imagina que tienes un buen amigo que quiere estudiar lo mismo que tú. Él no copia pero tú sí. Finalmente consigues sacar mejor puntuación que él. Como consecuencia de esto, consigues una plaza en la universidad pero él queda fuera. ¿Te considerarías un buen amigo?

Consecuencias: castigos por copiar examen

Tal vez te pueda llegar a parecer gracioso aprobar sin haber estudiando. No obstante, si te atrapan haciendo trampas puedes verte en una desagradable (e innecesaria) situación. Hacer algo así es considerado una falta grave por cualquier institución educativa seria. Estas son algunas de las consecuencias de copiar en un examen:

Vergüenza

Si te descubren en medio de una evaluación copiando te sacarán del aula. Por supuesto, esto lo harás delante de todos tus compañeros mientras te miran. No es algo para estar orgulloso y pasarás una gran vergüenza.

Suspenso

Te suspenderán la asignatura. Normalmente obtendrás un 0 como calificación final. Esto muchas veces se ve en el expediente.

Pérdida de convocatoria

En algunas universidades no te permitirán presentarte a la convocatoria extraordinaria. Deberás esperar al año siguiente, y por lo tanto, pagar otra vez la matrícula.

Pérdida de becas

Si recibes algún tipo de ayuda económica para tus estudios, es decir, una beca, la podrás perder.

Expulsión del centro

Algunas universidades llegan hasta a expulsar en el momento a los alumnos que copien. Como puedes ver, no compensa el riesgo todo lo que puedes perder.

¿Te parecen exagerados estos castigos? Bueno, pues da gracias de hablar español y no haber nacido en China. En este país, aquellos estudiantes que deciden copiar en la prueba de acceso a la universidad pueden ir hasta 7 años a la cárcel.

Chuleta para examen.

Cómo copiar en un examen

Este apartado no es para que aprendas a hacerlo. La información aquí aportada es meramente a modo informativo para describir las diferentes formas que existen, pero sin entrar en detalle en cómo llevarlas a cabo.

El principio básico de las trampas en las evaluaciones es acceder a una información por la que te preguntan y que debes saber de antemano. Existe una variedad de técnicas clásioas bastante extendidas para copiar. Algunos de los métodos tradicionales utilizados son:

Nota de papel

Consiste en escribir en letra muy pequeña las respuestas a los exámenes sobre un papel pequeño. Durante la prueba basta con mirarla para saber las respuestas.

Acordeón para examen

En México se llama así a estas notas de papel. Reciben el nombre de acordeón porque el papel se dobla repetidas veces de manera que tiene la misma apariencia que el instrumento musical. Dada su sencillez, todo el mundo sabe cómo hacer un acordeón.

Chuletas para exámenes

En España, estos pequeños apuntes reciben el nombre de chuleta. Nunca he sabido por qué se denominan así. Seguramente será porque te las puedes comer para hacerlas desaparecer.

El cuerpo, ese gran lienzo

Para algunos, eso de escribir en un papel es muy arriesgado. ¿Para qué gastar celulosa teniendo tanta piel donde escribir? Hay quien se escribe auténticos libros en los brazos. Incluso cuando no es suficiente, también se “tatúan” las piernas. Esto es más común en las chicas que usan faldas cortas.

Escribir en la pluma

Hay quien mete su acordeón o chuleta en un bolígrafo. Otros se dedican a marcarlos con una aguja.

La botella de agua

Los más habilidosos llegan hasta a diseñar etiquetas que luego pegan en las botellas de agua como si fueran originales. Por supuesto, si te detienes a leer su contenido, encontrarás un sin fin de información y fórmulas propias del temario. La pregunta es, ¿con tanto tiempo dedicado a diseñar la etiqueta no habrían podido emplearlo en estudiar?

Reloj chuleta

Clásico lugar en el que esconder el acordeón. Lo metes entre tu muñeca y el reloj y en cuanto no mira el maestro lo sacas.

El cambiazo

Típico de exámenes de historia. Van a preguntar sobre un acontecimiento importante que ocurrió en tu país y tienes que desarrollarlo. Nada más fácil (y sin mérito) que escribir de antemano todo en un papel que durante el examen sacarás y entregarás al profesor como si lo hubieras escrito en ese momento.

Tinta invisible

Se escribe de antemano en un papel con tinta invisible. Luego, se le aplica una luz negra que permite visualizar lo que se ha escrito.

Suplantación de identidad

Uno va al examen y pone el nombre de la persona que no ha estudiado. Conocí a unos gemelos que hacían esto. Cada uno se estudiaba la mitad de las materias y después hacían el examen suyo y el de su hermano en convocatorias diferentes. Esto no consiste en copiar en un examen. Se trata de que alguien que sepa lo haga por otra persona que no sabe.

Por si esto fuera poco, ahora los profesores tienen que hacer frente a nuevos dispositivos para copiar. Cada vez está más extendido el uso de pinganillos para examenes, teléfonos celulares, relojes inteligentes y calculadoras programables.

Cómo evitar que copien en un examen los alumnos

Los profesores no son tontos. Ellos han sido estudiantes y conocen de qué va el asunto de copiar en los exámenes. Saben perfectamente que a la mínima oportunidad muchos de sus alumnos harán uso de la picaresca para obtener mejores calificaciones. Por eso, estarán atentos y además pondrán en práctica las siguientes contramedidas:

Separar a los alumnos

Cosa básica en cualquier examen. Aumentando la distancia que hay entre los estudiantes se reducen las posibilidades de poder ver lo que escriben los compañeros y, por lo tanto, copiar.

Pasearse por los pasillos

Esto suele ocurrir casi en el 100% de las ocasiones. El maestro se paseará como si fuera un vigilante de seguridad para evitar copiar en un examen. Se dedicará a mirar a izquierda y derecha asegurándose de que nadie tiene apuntes ni está “consultando” al compañero.

Cambiar las preguntas

¿Quién ha dicho que todos los exámenes deban tener las mismas preguntas? Algunos maestros hacen dos versiones del control. Imagina que te estás examinando de un tema con 10 apartados. Es posible que tú tengas preguntas sobre 5 de esos apartados y tu compañero de al lado, preguntas de los otros 5.

Cambiar el orden de las respuestas

Si estás haciendo un examen tipo test, es posible que las respuestas estén una posición diferente. Por ejemplo, en una de tus preguntas puede que la respuesta correcta sea la “A”, mientras que para otro compañero esa respuesta sea la “C”. Si alguien se copia solamente fijándose en la posición de la respuesta marcada, tendría todo mal.

Requisar los celulares

Como se mencionaba antes, cada vez está más extendido el uso del teléfono móvil para copiar en los exámenes. Hay profesores que optan por custodiarlos. Cuando van a comenzar solicitan a los alumnos que les entreguen sus celulares hasta que acaben la prueba. Lo que no contemplan es que puede haber gente con más de un teléfono, con lo que esto no serviría de nada en dichos casos.

Papel con marca de agua

Para evitar el cambiazo, hay profesores que entregan folios con el sello del centro o alguna marca de agua que los identifique. Si un alumno fuera a dar el cambiazo se notaría porque su papel sería diferente.

Estudia y aprueba por ti mismo

Llegados a este punto no puedo más que recomendarte que tengas buenos hábitos de estudio. Haciendo esto lograrás las cosas por tus propios méritos y evitarás muchos problemas, ahora y en el futuro.

Seguro que has vivido anécdota relacionado con copiar en un examen, ya sea propia o de un compañero. Tal vez hayas visto técnicas ingeniosas que no hemos descrito aquí. En cualquier caso, deja un comentario y comparte tu historia.

Una respuesta a “Cómo copiar en un examen: técnicas, consecuencias y castigos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *