Mapas mentales: guía definitiva para saber qué son y cómo hacerlos

¿Qué son los mapas mentales?

Vayamos al grano: un mapa mental es un mecanismo que te ayuda a entender problemas, ideas o conceptos relacionados con un tema de una forma visual. Para ello, en los mapas mentales se utilizan palabras clave, flechas, colores, imágenes, símbolos y dibujos. También se descarta información innecesaria y utiliza solamente los datos esenciales. ¿Verdad que suena mejor que leerse una infinidad de páginas?


Un mapa mental se desarrolla a partir de una idea central. Después, alrededor de ella se van añadiendo conceptos que se unen con flechas. De estas ramas que se han incluido, surgirán otras nuevas que enlazan con elementos secundarios o menos importantes. Este proceso se repite hasta añadir todos los datos. Si no has entendido nada, no te preocupes. Más abajo te explico cómo elaborar un mapa mental.

Cuando se elabora un mapa mental, la información se muestra de manera ordenada y clara. Obviamente, esto hará que te sea más fácil memorizar la información que contenga el diagrama.

¿Quién tuvo esta maravillosa idea? Un señor inglés llamado Tony Buzan, con la intención de hacerte más fácil la tarea de estudiar, fue quien desarrolló esta técnica.

¿Para qué sirven los mapas mentales?

Esta herramienta de estudio tiene muchas aplicaciones tanto en lo laboral, como en lo educacional, aunque nosotros nos centraremos en esta segunda parte. El uso de mapas mentales se puede usar de diferentes maneras:

  • Tomar apuntes en clase.
  • Lluvia de ideas.
  • Resumir libros.
  • Herramienta para memorizar fácilmente.
  • Preparar una presentación.

¿Cómo hacer un mapa mental?

Antes de comenzar tu mapa mental, debes decidir dónde hacerlo. Basta con que tomes una hoja de papel y lápices de colores. También es posible que prefieras desarrollarlo en tu aplicación preferida, ya sea en línea o no. Cualquier opción es válida. Una vez tengas esto decidido, ¡comenzamos!

Pasos para elaborar mapas mentales

  1. Lo primero es colocar en el centro la idea principal, el problema, el concepto o como lo quieras llamar. Se pone bien grande para que se vea claro sobre qué trata tu mapa mental. Puede ser con palabras o con un dibujo. Lo que te apetezca. Eso sí, si dibujas algo, que sea relacionado con el tema. Por ejemplo, en un mapa mental sobre el medio ambiente, podrías poner una imagen de nuestro planeta.
  2. El siguiente paso consiste en identificar los elementos principales del tema que estamos tratando. Cada uno debe estar compuesto de una palabra clave. Aquí no vas a escribir un párrafo interminable. Más bien, lo que debes hacer es ir al grano.
  3. Por cada uno de estos elementos dibuja una flecha o rama desde el centro hacia fuera. Trata de que estas ramas tengan suficiente espacio entre ellas. No quieres que tus ideas se amontonen. Por supuesto, en el caso de que haya algunos elementos más relevantes que otros, los puedes ordenar por importancia. De hecho, se recomienda ponerlos en el sentido de las agujas del reloj alrededor de la idea principal.
  4. Te recomiendo que uses diferentes colores para cada rama. Al hacer esto, te será más fácil diferenciar mejor los elementos que has incluido.
  5. Escribe la palabra clave junto a (o al final de) la rama. También te recomiendo añadir a cada una de ellas una imagen si lo ves apropiado.
  6. Ahora debes repetir este proceso para cada uno de los nodos o elementos que tienes. ¿Qué ideas secundarias deberías relacionadas con ese nodo deberías recordar? Anótalas y dibuja una nueva ramas. Haz esto las veces necesarias hasta que sientas que ya tienes todas las puntos que quieres en el mapa mental. Además, debes recordar que cuanto más alejado esté un elemento del centro, significa que es menos importante.
  7. ¡Felicidades! Has acabado tu mapa mental.

No te preocupes si al principio tardas demasiado tiempo. Conforme adquieras experiencia verás cómo haces los mapas mentales mucho más deprisa y con un resultado mejor. La práctica te convertirá en un experto.

En nuestro artículo sobre los mejores hábitos de estudio universitario sintetizamos la información en un mapa mental. Te lo ponemos aquí para que lo tengas de ejemplo y te hagas una idea visual de cómo son. Puedes pinchar en la imagen para hacerla más grande.

Mapa mental de hábitos de estudio universitario.

Beneficios de utilizar mapas mentales

Después de haber llegado hasta aquí, seguro que te estás preguntando: “¿Y de qué me sirve elaborar mapas mentales?” Aquí tienes sus beneficios:

  • Fáciles de usar. No se requieren grandes conocimientos para poder hacer un mapa mental. Es una herramienta de estudio al alcance de cualquiera. Obviamente, si no es difícil hacer mapas mentales, mucho menos lo es entenderlos.
  • Diversión asegurada. Utilizar mapas mentales demuestra que estudiar no tiene por qué ser aburrido. Estarás de acuerdo en que resulta más ameno aprender haciendo uso de este recurso que con un listado lineal.
  • Información bien estructurada. Los datos presentados estarán bien organizados. Las agrupaciones te permitirán ver la información de manera clara y entendible.
  • Visión global de la materia. Permite dividir una idea principal en partes más pequeñas de las que se compone. Ver cómo están relacionados diferentes aspectos del mapa mental te da una visión global del tema que estás estudiando. Comprenderás mejor los conceptos y cómo están vinculados unos con otros.
  • Visualmente atractivo. Si tuvieras la opción de escoger entre un listado lineal en blanco y negro o un mapa mental a todo color y con dibujos, ¿cuál elegirías? Claramente el mapa mental. Los elementos gráficos que contiene hace que resulte mucho más agradable a la vista utilizar esta herramienta de estudio.
  • Identificación de conceptos clave. Te permite ver con facilidad cuáles son las ideas principales del tema que estás estudiando. Puedes tener mucho material para estudiar. No obstante, si no eres capaz de identificar qué conceptos son los más importantes podrías acabar estudiando detalles sin importancia.
  • Presentación general de lo que vas a estudiar. Si tienes que leerte un tema de más de veinte páginas, con un solo vistazo al mapa podrás ver rápidamente toda la información que vas a estudiar.
  • El cerebro te lo agradecerá. Nuestro cerebro no trabaja de forma lineal, sino dispersa. En el caso de los mapas mentales, están estructurados justamente de esa manera.
  • Tomar notas de forma sencilla. Te da la posibilidad de tomar apuntes de manera rápida. Solamente deberás anotar las ideas importantes y su relación con la idea principal. Además, al descartar la información que no es relevante tus apuntes irán directo al grano.
  • Permiten comunicarte claramente. Al hacer uso de ayudas visuales, podrás transmitir tus ideas fácilmente. Especialmente útil si tienes que ayudar a un compañero a estudiar.
  • A tu manera. Cuando elaboras un mapa mental, lo haces a tu gusto. Mejorará tu retención puesto que la información que estudias estará organizada de manera que la entiendas.
  • Memorización más fácil. Te permitirá pasar de un contenido extenso y complicado a uno sencillo y más limitado. Además, aunque se simplifique, no se pierden las ideas más importantes, con lo que te resultará más fácil memorizar la información.
  • ¡Menos tiempo estudiando! Esto es consecuencia del punto anterior. Los mapas mentales hacen que resulte más fácil estudiar temas complicados. Por lo tanto, necesitarás dedicar menos tiempo a estudiar.

Inconvenientes de los mapas mentales

Aunque los mapas mentales tienen muchas ventajas, como es de esperar, también les acompañan algunas desventajas. Estos son algunos de los inconvenientes más importantes que te puedes encontrar:

  • Hay que dedicarles tiempo. El tiempo es oro y los mapas mentales no se hacen en un abrir y cerrar de ojos. Si vas a confeccionar uno para preparar un examen, mejor no esperes al día de antes.
  • Comprensión de otras personas. Cuando haces tu propio mapa mental, lo creas a tu manera. Por lo tanto, lo ves claro y muy fácil de entender. No obstante, tú pensarás de una forma diferente a tu compañero o profesor. Así que si se lo muestras a otra persona o tú ves un mapa realizado por alguien más, es posible que no se comprenda con facilidad la información.
  • Abstracción. No siempre es posible definir una rama con una solo palabra. Hay conceptos que necesitan ser explicados más ampliamente.
  • Disposición espacial. En el caso de que hagas mapas mentales sobre papel, deberás calcular el espacio que va a ocupar cada rama con sus hijos. Si llegaras al límite de la hoja, no te preocupes. Podrías anexar otra justo al lado y continuar.
  • Conocimiento necesario. Cuando comienzas a estudiar un nuevo tema, tal vez no lo conozcas lo suficiente del mismo como para tener las ideas y conceptos claros y, por lo tanto, ser capaz de hacer un mapa mental. Si tienes dudas acerca del elemento central y las ramas que deben salir de él, seguramente sería mejor que comiences tomando notas. Tal vez te interese este artículo te contamos cómo tomar apuntes de calidad. Una vez tengas tus anotaciones bien hechas, te será más fácil elaborar un mapa mental.

Mapa mental ayuda a organizar ideas.

La mejor página web para elaborar mapas mentales en línea

GoConqr: Aunque hay muchas páginas web para hacer mapas mentales online, GoConqr tiene dos ventajas importantes: está en español y es muy sencillo de usar. En los diagramas que hagas podrás añadir imágenes y otros elementos visuales. Además, te permite difundir fácilmente tus creaciones ya que te da la opción de compartirlos fácilmente por internet con tus conocidos.

El mejor programa para hacer mapas mentales

XMind: Este programa es bastante famoso en el mundo de los mapas mentales. Aunque tiene una versión de pago, las características que ofrece gratis seguramente sean más que suficientes para el uso que le vayas a dar en clase. Tiene una interfaz moderna y brinda infinidad de posibilidades para que puedas hacer un diagrama único.

La mejor aplicación para crear mapas mentales

MindMeister: Esta aplicación gratis está disponible tanto para Android como para iPhone. De sus muchas características, podemos destacar que permite sincronizar los mapas con su cuenta en línea. Permite exportar en una imagen y también en  RTF y PDF. Por último, no es necesario tener conexión a internet para poder trabajar con la aplicación.

Cuándo usar mapas mentales

Tras haber leído todo lo anterior, hay algo que debería quedarte claro: existen infinidad de ocasiones en las que utilizar mapas mentales. Desde preparar un examen hasta analizar los aspectos positivos y negativos de ese compañero de clase que tanto te gusta.

Espero que tras considerar este artículo comiences a emplear mapas mentales en tu día a día, en caso de que no lo estés haciendo ya. Muy pronto comenzarás a ver los frutos de este trabajo extra. Puede que esta herramienta de estudio ideada por Tony Buzan te dé ese pequeño empujón que necesitas para ser el primero de tu promoción.

Ahora es tu turno. ¿Piensas igual que yo que los mapas mentales son útiles? ¿Crees que no sirven para nada? ¿Se me ha olvidado mencionar algo? ¡Cuéntamelo!

2 opiniones en “Mapas mentales: guía definitiva para saber qué son y cómo hacerlos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *