Mi profesor me acosa. ¿Qué hago? ¡Ayuda!

Los profesores son de las personas más importantes en nuestra juventud. De ellos aprendemos muchas cosas y llegamos a forjar una bonita relación. Lamentablemente, hay ocasiones en las que el maestro se fija en una alumna hasta el grado de obsesionarse con ella y acosarla. En este artículo te cuento cómo evitar que un profesor te acose y qué hacer si ya te está pasando.



Incomodidad. Esa es la palabra que describe a la perfección el sentimiento que te recorre cuando de repente se acerca tu profesor pasado de confianza. Confianza que no les diste, ¿o sí?, te preguntas. Son muchos los días que han pasado desde que comenzó esta situación y la cosa solo empeora. Ya no te dan ganas ni de topártelo y no sabes con que saldrá esta vez, ni quieres averiguarlo. Te invade la inquietud y, por qué no decirlo, mucho miedo.

Las aulas están enfocadas principalmente a la educación y el personal docente por lo general es un buen ejemplo en conducta y seriedad, “pero es que este profe de plano se pasa”, te dices. Ya no es un simple gesto de amabilidad, sino que son constantes insinuaciones ¡se ha atrevido incluso a pedirte el número móvil!

Si has notado en varias ocasiones que no cesa el hostigamiento y la persecución, quizás sea el momento de analizar la situación y poner un alto.

¿Quiénes son vulnerables al acoso de un profesor?

¡Todos! Así es, no importa si eres hombre o mujer, tímido o extrovertido, alto o bajo. El acoso puede provenir incluso de alguien de tu mismo sexo. Por supuesto, hay circunstancias que hacen que alguien se convierta en la víctima perfecta de este tipo de ataques, pero realmente nadie está a salvo. Es posible que el ataque comience desde cualquier ángulo si no estás prevenido. ¡Qué horror! Así que tienes que estar alerta tanto para evitar el acoso de un profesor como para ponerle fin si ya te está ocurriendo.

En este artículo hablamos en general del acoso de un profesor a una estudiante porque es lo más común. No obstante, todo lo que contamos aquí es aplicable en el caso de un alumno y su maestra.

Tipos de acoso por parte de un profesor

Antes que todo, déjame contarte que el acoso no necesariamente tiene que ser de carácter sexual. Un maestro también puede acosarte de manera física (te golpea) o verbal (te insulta o ridiculiza). Hay varios motivos por los que es probable que sufras este mal con algún profesor que, aprovechándose de la autoridad que le fue conferida, abuse de ti. Tal vez, si no coincides con sus opiniones o simplemente le caes mal, comience a portarse mal contigo. Puede que te cargue la mano con trabajos muy complicados, demasiados deberes, te amenace con una mala nota por cualquier pretexto, tienda a alzarte la voz en plena clase, muestre clara irritación con tus comentarios o los minimicen.

Mi maestro me acosa.

Cómo saber si estás siendo acosada

Es importante que tengas claro si estás siendo acosada o si simplemente lo que te haya podido pasar es algo puntual o sin importancia. Lanzar una acusación de acoso contra alguien es algo muy serio, por lo que es importante que estés segura.

Maneras de identificar si te acosa un profesor

Tiene contacto físico contigo

Que tu profesor trate de tocarte una pierna, te pase su mano por tus hombros o te toque de alguna otra manera, es un abuso por su parte. Ahora bien, tampoco confundas un afectuoso y puntual abrazo de despedida al finalizar el curso con algo más. Todo dependerá de las costumbres del lugar donde vivas.

Busca excusas para que estéis a solas

Si tu maestro se ha ofrecido a explicarte una lección en privado fuera del horario escolar, es una situación muy peligrosa. También puede que castigue inmerecidamente para obligarte a pasar más tiempo en el aula mientras los demás se marchan.

Se toma demasiadas confianzas

Otro indicador para descubrir si tu profesor abusa de su posición es la manera en la que te habla. Que haga bromas obscenas o cuente chistes subidos de tono es algo que está totalmente fuera de lugar.

Cómo evitar que mi profesor me acose

La mejor manera de evitar el acoso de un maestro es previniéndolo. Seguro que has oído aquello de que es mejor prevenir que curar. Estos consejos te ayudarán a que tu relación con tus maestros sea cordial a la vez que respetuosa. Ha llegado el momento de poner manos a la obra y dejar de lado la teoría para pasar a la práctica. ¡Es hora de trabajar!

Trata a todos con respeto y dignidad

Con tus maestros

Para ganarse el respeto de los demás, en primer lugar, debes tratar con respeto a los demás, incluido tu maestro. Si acostumbras ser formal al hablar con tu profesor es muy probable que él te trate de la misma manera. En caso de que en donde vivas lo normal sea dirigirse a las personas mayores tratándolas de “usted”, hazlo.

En ocasiones hay compañeros que acostumbran a burlarse de los docentes o hasta reírse delante de ellos mismos. Evita hacer tú lo mismo. Si caes en ese error conseguirás varias cosas: que te pierda el respeto, que se resientan tus calificaciones y que te sancionen. En caso de que seas castigada, es posible que te quedes a solas con él, algo que puede llevar a situaciones peligrosas.

Con tus compañeros

Si no eres de los que hablan demasiado, intenta al menos ser cordial. Generalmente, las personas tenemos tendencia a aceptar a alguien que es amable. Hacer amigos en la escuela te ayudará a sentirte respaldada y eliminará esos sentimientos de soledad que te pueden hacer vulnerable.

Cuida tu aspecto

Viste correctamente

La apariencia es muy importante para que la gente te tome en serio. ¿Qué pensarías de alguien que va mal vestido y con la ropa sucia? Seguro que una persona así no te transmite respeto. Por este motivo debes vigilar varios aspectos como que lo que te pongas esté limpio y que sea tu talla.

Arréglate decentemente

En muchas escuelas hay que vestir de uniforme. Si este no es tu caso y puedes llevar lo que quieras, elige sabiamente lo que vas a ponerte. Elige siempre ropa modesta que no enseñe demasiado ni sea muy ajustada. Si quieres evitar que un hombre te acose, no es bueno plantarte delante de él con ropa que deje muy claro que ya te has convertido en toda una mujer.

Cómo evitar el acoso de un profesor.

Qué hacer si mi maestro me acosa

Por desgracia, no siempre podrás evitar que se den situaciones en las que un profesor llegue a acosarte. Tal vez estás leyendo este artículo porque ya te está pasando y necesitas ponerle solución. En este caso seguramente te preguntes a ti misma: “¿Y ahora qué hago? ¿Cómo puedo defenderme del acoso de un maestro?”

En primer lugar, tranquilízate. Todo tiene solución en esta vida. Respira profundo y ármate de valor. ¡Ha llegado el momento de parar el tren! Siguiendo estos consejos, muy probablemente conseguirás que tu profesor deje de acosarte.

Déjale claro que no estás cómoda

De manera firme pero respetuosa hazle saber que te incomoda mucho que se acerque sin motivos o que te intente tocar. Trata de decirle algo como: “No me gusta que se acerque demasiado”. Si intenta saludarte con un beso o abrazarte a modo de felicitación o pretexto de que has hecho algo bien, frena en seco diciendo: “Ni veo necesario el contacto físico, ni lo siento correcto”.

No cedas al chantaje ni tengas miedo a las represalias

¿Y si me amenaza con bajarme puntos o comienza a desacreditarme? Si su reacción inmediata es comenzar con las malas notas, pídele que te ponga también por escrito la razón y que te diga qué hay que mejorar. No te puede poner la calificación que quiera, debe justificarla. Esto te servirá como prueba a la hora de aclarar el acoso.

No te quedes a sola con tu maestro

Andar sola por la escuela te hace vulnerable. Trata de ir siempre acompañada de alguna amiga. Si son varias, mejor. Que haya alguien contigo a todas horas será una protección y además contarás con un testigo en caso de que suceda algún problema.

Demuestra que no tienes miedo

En muchos países el acoso escolar es sancionado con suspensiones y hasta con la baja del docente. Seguro que, si le dices que lo contarás a la directiva y a tus padres, se la pensará dos veces antes de hacerte cualquier otra insinuación.

Busca ayuda

Si todo lo anterior no ha funcionado, es hora de buscar ayuda de un adulto. Dile a tus padres o a tu tutor qué te está pasando. No tengas miedo de que no te vayan a creer o que se enfaden contigo. Tú eres una víctima, no la culpable de la situación. Acude con tus padres al centro donde estudias y cuéntale al director (o responsable) la situación. Generalmente el acosador se envalentona con quien se queda callado.

Apoya

Si no eres tú, pero has notado que alguien sufre de este abuso, tampoco te calles. Ayuda a tus compañeras de la escuela. Nunca sabes si un día serás tú la que necesite que le echen una mano.


Espero que si estás sufriendo el acoso de un maestro estos consejos te sirvan para salir de una situación tan dañina o si tienes la fortuna de que no te haya pasado, te valgan para evitarlo. No obstante, es posible que tú también tengas algo que decir. ¿Has sido víctima de un profesor? ¿Tienes alguna recomendación para otras chicas que pasen por este problema? ¡Cuéntanoslo!

3 respuestas a «Mi profesor me acosa. ¿Qué hago? ¡Ayuda!»

  1. Conozco un caso de acoso de un profesor a un alumno, que tiene dificultad en el aprendizaje.
    Cada vez que explicaba algo, le preguntaba si lo había entendido y el alumno respondía que no. Otras veces preguntaba el profesor al alumno, sobre un ejercicio y el alumno no sabía, y se sentía incomodado.
    Incluso el profesor comentaba en clase que llevaban un mes explicando lo mismo.
    Y llegó a decir al alumno que tenía que esforzarse y que si no ponía de su parte, el tampoco.
    Mi pregunta es, que puede hacer este compañero para no sentirse angustiado en clase?.
    Un saludo

  2. Me parece súper bien que el tema se aborde. Pero no me parecen los consejos sobre vestir de determinada manera o arreglarse decentemente. Más todavía, me parece que no es pertinente. No importa cómo me vista, no importa cómo me pinte ni cómo lleve el pelo. Todos merecemos respeto, trato deferente y que nadie nos presione u hostigue de ningún modo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *