¿Por qué estudiar un máster en educación?

La educación -como cualquier ámbito laboral- precisa especialización. Y es que, ¿qué mejor profesión para tener interiorizada la importancia del aprendizaje continuo? Los docentes tienen claro que un máster es una preparación necesaria para su futuro laboral. Una formación que solo conlleva beneficios.

Ventajas de estudiar un máster siendo docente

Está claro. Estudiar un máster es fundamental para cualquier profesión. Hoy en día, el mercado de trabajo demanda un perfil laboral muy específico. Y esto ocurre tanto en el sector privado de la educación como en el público. Sí, la Escuela Pública también requiere de la figura de un maestro o profesor especializado.

Y es que ya no solo en las oposiciones (donde la formación académica extra cuenta en la baremación de la nota de oposiciones), la educación pública saca plazas con perfiles muy especializados: una plaza de maestro con dos menciones, idiomas o conocimientos específicos de alguna metodología educativa.

Por consiguiente, queda patente que estudiar un máster es fundamental. ¿Y si se tratara de un máster educación online? Todavía mejor. Y eso lo sabe bien la escuela de Euroinnova Formación, especializada en formación en línea. 

Así que sí: ya no te quedan excusas, docente, para no estudiar un máster. Porque como bien sabes: una formación continua es sinónimo de progreso. 

La educación infantil: etapa educativa que pide formación especializada

Por supuesto, aunque no sea de carácter obligatorio, la educación infantil es fundamental. Importantísima. Nuestros primeros años de vida son imprescindibles para el aprendizaje: nunca más vamos a gozar de la misma plasticidad cerebral. Sí, eso de que “los niños son como esponjas” tiene una base científica.

De ahí, la importancia de los maestros y las maestras de infantil. Este tipo de educadores trabajan con las edades más tempranas (de 0-3 años y de 3-6 años), un momento clave para su desarrollo. 

Ya no solo sumar y restar o aprender a leer y a escribir, un maestro o maestra de infantil trabaja en pro del niño o niña en muchos aspectos: habilidades sociales, emociones, psicomotricidad, autonomía personal, adquisición de unos valores…De este modo, un máster educación infantil también se vuelve imprescindible. Son muchos los ámbitos a trabajar, por lo que una especialización siempre es necesaria.

Getty Images/iStockphoto

La innovación educativa también comienza por un máster

Últimamente, se encuentra muy en boga el término “innovación educativa”. Y es que la gran mayoría de docentes desean impartir sus clases, de una forma moderna, interactiva y optando por las nuevas metodologías educativas.

Sí, la ficha está obsoleta. Este “pinta y colorea” es sustituido por gamificación, TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), nuevos escenarios de enseñanza o técnicas novedosas como el aprendizaje-servicio (llevar adelante acciones con tu clase, en las que el alumnado aprende a la vez que ayuda a la comunidad), entre otros ejemplos.

Por tanto, una base teórica-práctica es necesaria para adquirir estos nuevos conocimientos. Nadie nace enseñado, eso es un hecho. Pero el interés del docente va a ser fundamental para sus propios alumnos y alumnas. Un maestro o profesor con ganas de seguir aprendiendo es el mejor aliciente para fomentar el aprendizaje entre su alumnado. “El saber no ocupa lugar” ni tampoco edad ni profesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.