Cómo concentrarse para estudiar

Llevas una hora delante de los apuntes y no recuerdas nada de lo que has leído. Odias esta asignatura, el celular no deja de avisarte de los mensajes que recibes y, además, estás pensando en la fiesta del próximo fin de semana. ¡Así no hay manera de aprender! No te preocupes, voy a enseñarte rápidamente cómo concentrarse para estudiar.

Cómo concentrarse al estudiar: la importancia de hacerlo

Cuando nos ponemos a estudiar para un examen, lo hacemos con el propósito de aprender aquello por lo que nos preguntarán y ser capaces de responder correctamente. Si se da el caso de que tenemos que estudiar varias materias o que el temario es largo, el tiempo del que disponemos se convierte en un recurso muy valioso. Por este motivo es importante aprovecharlo al máximo y no desperdiciar ni una pizca de él.

Para poder concentrarnos y sacar el mayor rendimiento posible, es vital que nos deshagamos de todo aquello que roba nuestra atención. Así que, vamos a analizar las cosas que debemos hacer y aquellas que hay que evitar para entender cómo concentrarse en el estudio.

Cómo concentrarse al estudiar.

Cómo concentrarse para estudiar en 8 pasos

Elige un lugar apropiado

Lo primero que debes hacer es encontrar un sitio ideal para estudiar, aquel en el que te sientas cómodo y seguro. En otras palabras, tienes que hallar tu Sanctasanctórum personal. Lo más recomendados pueden ser la biblioteca o tu habitación. Las características que deberían darse son las siguientes:

  • Debes sentirte a gusto en ese lugar.
  • Tiene que estar bien iluminado.
  • Climatización perfecta: ni mucho frío, ni mucho calor.
  • El orden ha de reinar en donde te sientes. Nada de tener mil cosas por enmedio.
  • La silla debe ser cómoda para que no te acabe doliendo la espalda.
  • Debe tener espacio suficiente para que coloques todas las cosas que vas a utilizar.
  • Ha de ser silencioso.

Si por motivos de fuerza mayor tuvieras que estar en una sala donde hay ruido, puedes utilizar tapones para los oídos.

Apaga el teléfono

Debería poner este punto con una letra más grande y parpadeando para que entiendas lo importante que es. Hoy en día hay más distracciones que nunca. Teniendo teléfonos móviles y acceso a Internet, los enemigos de la concentración son casi infinitos.

Antes, que era alumno, y ahora que sigo estudiando, una de las cosas que más roba mi atención es el celular. Por eso te ruego, si quieres estar bien concentrado y no distraerte, que apagues el teléfono y lo guardes fuera de tu vista. No me vale que lo dejes en silencio encima de la mesa; hay lucecita que te indican si tienes mensajes nuevos o alguna tontería de esas que tanto os gustan a los jóvenes. Puede parecerte drástica esta medida, pero haz la prueba y verás cómo me das la razón. De nada por el consejo.

Asegúrate de que tienes todo lo que necesitas

Antes de ojear una sola página de tus apuntes o abrir el libro que tienes que leer, asegúrate de que has reunido el material que vas a necesitar para tu sesión de estudio. Si a los 10 minutos de haber comenzado te das cuenta de que te falta una regla para subrayar o cualquier otra cosa, y te tienes que levantar, estarás rompiendo tu concentración.

Establece un horario adecuado

Además de ayudarte a establecer unos buenos hábitos de estudio, tener un horario te permitirá concentrarte más. Esto se debe a que en tu mente estará claro que ese periodo de estudio tiene un principio y un final y que durante ese tiempo debes estar al 100% en lo que haces. Para aprovecharlo al máximo, debes saber cuál es la mejor hora para estudiar en tu caso.

Lleva algo para comer

Durante las sesiones de estudio, tu cerebro consume mucha energía. Por ese motivo, es importante que tengas contigo algo ligero para matar el hambre que te pueda dar. Te recomiendo que eches un vistazo a este artículo para saber cuáles son los alimentos para estudiar más provechosos.

Toma pequeños descansos

Al igual que nos ocurre cuando realizamos otras tareas, al estudiar también nos cansamos y perdemos la concentración. Por cada hora, se recomienda que dediques 50 minutos a estudiar y 10 a descansar. Puedes aprovechar para dar un paseo, consultar las redes sociales o llamar a algún amigo para saludarlo. Procura ser estricto con el tiempo del descanso para que no resulte contraproducente y luego te cueste retomar el estudio.

Duerme lo suficiente

De poco servirá que pongas en práctica todo lo anterior si no puedes dejar de pensar en lo mucho que extrañas tu cama. Descansa 7 u 8 horas todas las noches para levantarte fresco y con la energía suficiente para afrontar una larga jornada de estudio.

No te agobies

Habrá veces en que no entiendas lo que estés estudiando o veas que la hora del examen se acerca y no has aprendido nada. Conozco esa sensación y sé que no es nada agradable.

Ahora bien, debes mantener la calma y verlo todo con perspectiva. Si te agobias, perderás la concentración, y con ella, cualquier oportunidad de aprobar el examen. Respira hondo todas las veces que te haga falta, relájate y decídete a dar lo mejor de ti mismo. ¿Y qué pasa si suspendes o repruebas? Nada. ¿Lo has entendido? Así es, no pasa nada. La vida sigue y habrá más oportunidades. Disfruta de la vida de estudiante, que es una de las etapas más bonitas por las que vas a pasar.

Ayudas para concentrarse para estudiar

Espero con todas mis fuerzas que esta guía sobre cómo concentrarse para estudiar te ayude a aprender más y sacar mejores calificaciones. Además, como seguramente seas una persona aplicada, tendrás tus propias técnicas. ¿Verdad que sería una buena idea compartirlas con otros estudiantes? Te animo a que me dejes un comentario aquí abajo y nos lo cuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *